Guisantes, que ricos!

“Descubrir y darse cuenta de lo fantástico que es cocinar en una cocotte”. Así podría definir lo que pensé al acabar esta receta “a ojo” de guisantes estofados con butifarra y morcilla.

Utilizamos una cocotte de 22 de Le Creuset, y como quería hacerlo con guisantes “de verdad”, la tarde del domingo, mi hija y yo nos dedicamos a pelarlos, ya que la idea era comerlo el lunes al mediodía.

Llegado el lunes, me puse manos a la obra!

Lo primero, y con tiempo…, fue picar una cebolla a trozos pequeños, junto con dos zanahorias y lo introduje en la cocotte, con un chorrito de aceite, a fuego lento.  Después añadí medio diente de ajo, quitándoles previamente la parte central (dicen, que es la parte verde la que hace que el ajo repita).   Agregamos 2 morcillas desmenuzadas y 2 butifarras “de payés” troceadas. Una vez que todo estaba doradito, añadí dos tomates rallados naturales y una cuchara de caldo, y dejé que se fuera sofriendo hasta que quedará un salsa homogénea.  Después añadí un “puñadito” de sal, como siempre dice mi marido… 🙂

Después puse dos patatas cortadas a dados, unos 300 gr. de los fantásticos guisantes, medio litro de caldo (a poder ser de verduras y pollo), una hoja de laurel,  una cucharadita de pimentón dulce y de nuevo lo ajusté de sal y pimienta. Lo dejé, a fuego lento, hasta que los guisantes estuvieran al punto, más o menos unos 30 minutos. Una vez acabado, se me ocurrió darle un toque, añadiendo un huevo pôche en el centro del plato.

Et voilà! Una estofado de guisantes a la “catalana” para empezar un lunes con buena energía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *